11 de enero de 2009

Hoy estuve contigo





Creo que sí.
Fue hoy cuando al despertar
justo antes de abrir los ojos
te sentí conmigo.
Noté tu olor y un suspiro
pero un parpadeo me confundió el sentido.
Abracé sin miedo el vacío
con la esperanza de tenerte
y sonreí por infinita vez
ante el recuerdo de tu abrigo.
Hoy estuve contigo.

Fue hoy cuando ante la mirada de un niño
reaccioné perplejo e inocente.
De tu nuevo tu imagen,
de nuevo tus rizos.
Tus ojos bellos recién nacidos
que ilusionan palabras y crean sonidos.
Hoy estuve contigo.

Fue hoy cuando al oír baladas
en mi memoria cansada,
viniste a mí preciosa y alada
y dirigiste una orquesta de sueños
desde donde se escucha la nada.
Un concierto inolvidable, íntimo.
Un baile perfecto, intensamente cogidos.
Hoy estuve contigo.

Fue hoy cuando alcé la vista
en la noche cerrada
y divisé una luna gigantesca,
cercana, limpia y blanca.
Contemplarla tan bella
me llevó a ti
y te hablé, te dije algo.
Creo que fueron dos palabras.
Creo que te di un beso.
Hoy estuve contigo.

Fue hoy cuando al descansar en la cama
añoré tu cuerpo y remedié mis ganas.
Te imaginé durmiendo arropada
bajo mil capas que calienten tu alma.
Y yo a tu lado
guardando los sueños que se escapan
bajo la mirada atenta de tu celosa almohada.
Con cuidado y sin perder la esperanza
de amoldar a tu antojo el destino.
Hoy estuve contigo.

Hoy es siempre.
Hoy es todos los días
desde tu partida.
Hoy me enamoro y te echo de menos.
Hoy deseo que estés bien, que sonrías.
Hoy te quiero (más que ayer).
Hoy empieza y termina para ti.
¡Hoy estuve contigo!


3 nota/s afinadas:

SaTrU on 11 de enero de 2009, 1:42 dijo...

Me encanta :)

"Aquel chico..." on 12 de enero de 2009, 16:56 dijo...

"El perdedor"

- "Y el siguiente recuerdo es que estoy sobre una mesa,
todos se fueron: el más valiente bajo los focos, amenazante, tumbándome a golpes...
Y después un tipo asqueroso de pie, fumando un puro: 'chico, tú no sabes pelear...', me dijo.
Y yo me levanté y le lancé un golpe por encima de una silla;
fue como una escena de película y allí quedó sobre su enorme trasero diciendo sin cesar: 'Dios mío, Dios mío, pero ¿qué es lo que te ocurre?'.
Y yo me levanté y me vestí, las manos aún vendadas, y al llegar a casa me arranqué las vendas de las manos y escribí mi primer poema, y no he dejado de pelear desde entonces." Charles Bukowski -


Gracias a Lidia, por darme a conocer a los bohemios de este siglo.

Gracias a Alex, por darme a conocer la definición de los bohemios de este siglo.

:D :D

googler on 12 de febrero de 2009, 13:43 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
 

Concierto para dos almas Copyright © 2010 Black Brown Art Template by Ipiet's Blogger Template